domingo

Aprendizaje







Limpió las sillas; todas ellas diferentes, maltrechas por el uso, con el asiento de espadaña deshecho y
a tramos inexistente. Y descubrió que nada de eso les restaba utilidad.
De igual forma, lavó los cacharros; desconchados, con cocones, lañas y remiendos de estaño. Y comprobó que nada impedía que aparecieran ordenados y en armonía en el chinero.
Observó que los cachivaches, cada uno con su historia, seguían ejerciendo su labor después de haber servido a varias generaciones. Y encontró en ellos belleza.
Encaló las paredes de barro de la casa, alisó algún desconchón... Y contempló una pobreza digna.


No hay comentarios: